10 enero 2008

El derroche y el Gelocatil


Mi padre tiene una invalidez, de modo que dispone de barra libre en la farmacia. Mis suegros también, en otro ambulatorio de la otra punta de Valencia. En ambos casos sus visitas a por las medicinas que precisan por sus enfermedades se saldan con la recogida de un buen puñado de recetitas rojas gratis total, que canjean en la farmacia por aquello del 'por si acaso' y porque como es gratis...
Será casualidad, pero a ambos les recetaban paracetamol en la siguiente presentación 'Gelocatil 20 comprimidos de 650 mgrs', y desde hace unos meses, como por arte de magia, los envases se han convertido en 'Gelocatil 40 comprimidos de 1000 mgr' ¿qué ha justificado el cambio en la medicación (en peso y en dosis)? ¿qué extraña justificación hace que a ambos, con dolencias diferentes, les haya aumentado la necesidad de paracetamol? ¿porqué no recetan un genérico en lugar de la marca del medicamento récord de ventas?
Quizá esta sea una de las razones para que sea récord de ventas... ¿qué ganan los médicos que cambian esas recetas? ¿aquí nadie va a hacer nada? ¿cuánto dinero se va en ese fraude?

3 comentarios:

Mandibula Afilada dijo...

Has dado en la clave. Personalmente creo que no hacen falta, pero claro cuando le das a los jubilautas una dosis de 650 mg al cabo de un tiempo hay que subir la dosis para que haga efecto. Te lo dice uno que tiene en su farmacia de casa gelocatiles de jubilado.

bang dijo...

Me olvidé decir que lo que no ha cambiado es la frecuencia en la entrega de recetas. Es decir de 20 a 40 comprimidos con la misma cadencia de entrega.
Por otra parte, resulta curioso enterarse que la empresa Gelos está pasando una pequeña crisis y que ha sido comprada recientemente (septiembre de 2007) por otro grupo farmacéutico... ¿nada que ver? Tengo mis dudas

juan rafael dijo...

Hola, vengo de Mandíbula.
Si no fuera mal pensado diría que si viene la gripe, pues paracetamol por un tubo.
Saludos.