05 febrero 2007

Un árbol lleno de monos y monas...

No salgo de mi asombro. La verdad es que la radio o la tele en directo es un medio que se presta a decir cosas sin mucho tiempo a pensarlas... Como dice El Gran Wyoming; "yo hablo, me escucho y entonces digo; -- ¡Ah! ¡Coño! Entonces eso es lo que pienso yo del tema".
Esta mañana, en Hoy por Hoy escucho a Manuel Vicent en una disertación sobre la amistad y hablando de que en el mundo animal también existe dice:
- En un árbol lleno de monos y monas...
¡Claro! --Pienso yo-- no vaya a ser que el colectivo de monas militantes vaya a quejarse por discriminación radiofónica.

Sinceramente, que me perdonen las mujeres, las que me conocen saben que intento evitar el lenguaje sexista tanto en mi trabajo como en mi vida privada, pero me parece que estamos llegando demasiado lejos en eso de utilizar el masculino y el femenino para describir colectivos. Lo siento pero me planto; cuando tenga que usar el término 'trabajadores' utilizaré 'el personal', cuando me refiera a 'afiliados', usaré 'el colectivo'... las veces que haga falta, no soporto un párrafo con la repetición hasta el tedio de la repetición bi-sex, son farragosos e insoportables, y salvo escasas excepciones creo que usar masculinos genéricos no equivale a denigrar a la mujer, es en otras expresiones donde se les hace mal y esas son las que hay que evitar.

Después de este rollo, os recomiendo erradicar otro uso tradicional; describir a la comunidad sorda como sordomudos. Son SORDOS, y así nos lo hace saber Mandíbulaafilada de vez en cuando. Aunque no creo que sea falta de sensibilidad, sino simple desconocimiento.

1 comentario:

Mandibula Afilada dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Este post me recuerda las decenas de correos electrónicos que recibí durante una tmeporada hablando del tema. lo mejor de todo es que esos correos eran de una lista de distribución que habla sobre e-learning... Imagínate como está el tema.

Respecto a la falta de sensibilidad con la comunidad sorda, me refería al enfoque del director que se ha trabajado muy bien algunas partes de la personalidad de una persona sorda y también en la comunicación, pero ha fallado en el nombre. No se puede tener todo :-)